10º ANIVERSARIO DE PETIRROJO 30 DE JUNIO A LAS 18:00 EN EL POLIDEPORTIVO DE TORREJÓN

24 de Noviembre sorteo público de la mesa electoral

INFORMACIÓN DE INTERÉS

Aquí os dejamos algunos documentos de interés. Esperamos que os sirvan.







EL CESTO DE LOS TESOROS

Dirigido a los bebés entre 6 y 12 meses, reúne y se centra principalmente en una rica variedad de objetos que podemos encontrar en nuestra vida cotidiana, que son escogidos con el fin de estimular los cinco sentidos de los pequeños.
Una gran experiencia gracias a una gran variedad de: texturas, peso, formas, olor, color, sonido, consistencia, volumen, temperatura, etc., que permite a través de acciones de: chupar, morder, manipular... que los niños sientan un gran interés de preguntarse: ¿Qué es esto?
Tacto: texturas, formas, pesos...
Olfato : aromas y olores diferentes.
Gusto: sabores diferentes.
Oído : golpear, arrugar, hacer sonar.
Vista: colores, formas, brillo y dimensiones.



EL JUEGO HEURÍSTICO

Las niñas/os de estas edades, juegan completamente absortos y ocupados: llenan y vacían contenedores de diferente naturaleza, encajan objetos unos dentro de otros, apilan, amontonan material, lo comparan...
"El Juego Heurístico, es una actividad de juego, en la cual un grupo de niñas/os entre 12 a 24 meses combinan libremente objetos explorando las posibilidades y al terminar los recogen clasificándolos”.



PERIODO DE ADAPTACIÓN

            La incorporación de los niños a la escuela infantil es un acontecimiento muy importante en su proceso de desarrollo, por lo tanto todo el equipo educativo cuidamos de una manera especial este periodo.

            Es imprescindible ponernos de acuerdo con respecto a la organización y al desarrollo de este periodo porque para los niños la entrada en la escuela infantil implica la salida del mundo familiar en el que se siente seguro y protegido, para pasar a un mundo totalmente desconocido y en el que por tanto se siente inseguro.

            En definitiva el periodo de adaptación, es un proceso mediante el cual, el niño va elaborando, desde el punto de vista de los sentimientos, la pérdida y la ganancia que supone el separarse de su familia, hasta llegar voluntariamente a la aceptación de la nueva situación, es decir, la entrada en el mundo escolar.

            Para ello todos tenemos que poner de nuestra parte, y una de las cosas a tener en cuenta para favorecer el proceso son las despedidas cortas, es decir, cuando os vayáis a ir del aula le decís que os vais y que luego volveréis a buscarle, sin mentiras y sin irse sin despedirse, y todo lo más rápido posible.

Cabe destacar que cada niño es diferente, por lo que algunos puede que se adapten con facilidad, y otros que tarden más, cada uno necesita su tiempo.

            En el caso de que haya niños que necesiten más tiempo, y que los padres lo puedan compaginar con el trabajo, se podría alargar el periodo de adaptación.

            Hay que tener en cuenta que el periodo de adaptación no es solo para los niños sino también para las familias y para las educadoras, ya que todos nos enfrentamos a una situación nueva, para nosotras niños y familias diferentes y para el niño y las familias entorno y educadora nueva.




CONTROL DE ESFÍNTERES

            Antes de comenzar con el control de esfínteres conviene saber que este periodo no es fácil ni para las familias ni para los niños, ya que las familias se agobian por la tardanza en conseguirlo, y los niños se cansan de los reproches y exigencias.
            Por todo esto hay que tener muy claro desde el primer momento que el control de esfínteres es un proceso madurativo individual y único en cada niño, por eso es una conquista que tiene que realizar él sólo con nuestra ayuda, dejando de lado las comparaciones.

¿CUANDO EMPEZAMOS?

-          Cuando se puede sentar y levantar solo del orinal.
-          Empieza a retener aunque lleve pañal.
-          Entiende órdenes sencillas y las ejecuta.
-          Tiene un lenguaje ya iniciado.

¿COMO COMENZAMOS?

            Cuando comenzamos a trabajar el control de esfínteres no sólo se trata de quitarles el pañal directamente, si no de realizar actividades mucho tiempo antes de que este momento llegue, y será durante este tipo de actividades donde nos daremos cuenta de en que momento evolutivo se encuentra el niño, y nos dará las pistas sobre cuando empezar:
-          Contamos cuentos relacionados con el control.
-          Manipulamos orinales y pañales.
-          Cada vez que les cambiamos preguntamos que tienen en el pañal.

            Una vez que hemos trabajado esto durante unos cuantos días:

-          Le preguntamos si quiere hacer pis en el orinal, y si quiere se sienta y si no, no, (no le obligamos).
-          Cuando vemos que se quiere sentar siempre que se lo sugerimos, comenzamos a sentarle (siempre con su consentimiento) cada hora u hora y media durante 5 minutos (no más).
1.      Si no hace nada se le volverá a vestir y a poner el pañal hasta la siguiente vez.
2.      Si hace pis o caca, se lo enseñamos en el orinal y le pedimos que nos ayude a tirarlo al vater, a continuación él tirará de la cadena y le dirá “adiós”.

            Tenemos que tener en cuenta que lo más importante ahora, es el modo y la manera de llevar el proceso, y no tanto que el niño deposite o no pis o caca en el orinal, para así dejar en él una huella positiva.

            Cuando veamos que siempre o casi siempre que le sentamos hace pis o caca y sobre todo que el pañal está seco durante un tiempo considerable, podremos quitarle el pañal solo cuando esté despierto.

A tener en cuenta:

-          Cuando decidimos quitar el pañal es definitivo.
-          Poner ropa cómoda que ellos puedan manejar sin dificultad, cambiamos el body por calzoncillos o braguitas.
-          Si se le escapa el pis, cambiarle con normalidad y decirle tranquilamente que la próxima vez tiene que avisar antes.











No hay comentarios:

Publicar un comentario